Declaración Doctrinal
 
  1. Creemos en las Escrituras del Antiguo y del Nuevo Testamento como inspiradas verbalmente por Dios, inerrante en su original, y que tienen la autoridad suprema y final en todos asuntos de la vida y la fe.
  2. Creemos en un Dios eternamente existiendo en tres personas iguales, Padre, Hijo, y Espíritu Santo.
  3. Creemos que Dios el Hijo se encarnó en la persona de Cristo Jesús, quien fue concebido por el Espíritu Santo y nacido de la virgen Maria, y que es completamente Dios y completamente Hombre.
  4. Creemos que el Señor Jesucristo murió por nuestros pecados de acuerdo con las Escrituras como un sacrificio sustitucionario, y que todo aquel que cree en El son justificados por medio de su sangre derramada.
  5. Creemos en la resurrección del cuerpo crucificado de nuestro Señor, en su ascenso al Cielo, y en su vida presente ahí para nosotros como Sumo Sacerdote, Intercesor, y Abogado.
  6. Creemos en la venida personal, física, visible, y pre-milenial de nuestro Señor Jesucristo en la Gloria de Su Padre para iniciar en la tierra un reino en la cual El reinara en santidad y paz.
  7. Creemos que el Espíritu Santo es una persona, que posee todos los atributos divinos.  El es Dios.  El convence el mundo de pecado, justicia, y juicio.  El regenera, sella, y aparta el creyente a una vida santa.  En el momento de regeneración, El bautiza el creyente al cuerpo de Cristo, y viene a morar en el creyente permanentemente.
  8. Creemos que el hombre fue creado en la imagen de Dios, que el hombre pecó y por lo mismo incurrió no solamente la muerte físico, pero la muerte espiritual que es la separación de Dios, y que todo ser humano nace con una naturaleza pecaminosa, en el caso de ellos quien alcanzan la responsabilidad moral, llegan a ser pecadores en pensamiento, palabra, y hecho.
  9. Creemos que todo aquel quien por fe, libre de cualquier obra, confía en el al Señor Jesucristo como su Salvador es “nacido de arriba,” y entonces es un hijo de Dios, “creado en Cristo Jesús para las buenas obras.”
  10. Creemos que todos los redimidos son guardados por el poder de Dios por medio del nuevo nacimiento, la presencia y sello del Espíritu Santo, y la intercesión de Cristo.
  11. Creemos que todos creyentes que han nacido de nuevo todavía poseen la caída naturaleza Adámica en esta vida, pero Dios ha hecho provisión completa por la cual Sus hijos pueden ser más que vencedores por medio del Señor Jesucristo por el poder de Su Espíritu Santo que mora en cada creyente.
  12. Creemos que la iglesia en su forma invisible es universal, el verdadero cuerpo y esposa de Cristo, y que aquellos que han nacido de nuevo son miembro de ella. 
  13. Creemos en la resurrección física de los justos y los injustos, la bendición eterna para los salvos, y el castigo eterno de los que no creyeron.
  14. Creemos en la realidad y personalidad de Satanás.  Que es real, pero impotente ante el poder de Dios.
  15. Creemos que Dios es soberano en otorgar dones espirituales, y que hoy en día los dones de evangelista, pastores y maestros son suficientes para perfeccionar a los santos. Los demas como lenguas, interpretación de lenguas, sanidades y milagros servian para autenticar el mensaje de los apostoles y profetas.